lunes, 30 de septiembre de 2013

Layer Cake de limón y maracuyá

 

 


Esta tarta la hice hace poco, sobre la marcha, según se me iba ocurriendo. Y tengo que decir que está bastante buena, de hecho, creo que de las que he hecho hasta ahora es la que más me ha gustado. No tardaré demasiado en volver a hacerla.

La elaboración del bizcocho es muy sencilla. Utilicé una receta de yogurt muy básica y que seguro que todos tenéis por casa, si no igual muy parecida. Para el relleno me decanté por una crema de queso con un toque de maracuyá (o fruta de la pasión), y para cubrir el bizcocho un merengue de limón muy suave.


IMG_20130925_024045

 
Vamos con la receta.

Para el bizcocho (molde de 15 cm):
 
1 yogurt natural o de limón (utilizaremos el envase del yogurt para medir el resto de ingredientes)
3 medidas de yogurt de harina
1 medida y media de yogurt de azúcar
1 medida de aceite de oliva suave o, en su defecto, de girasol
3 huevos
Medio sobre de levadura Royal
Ralladura de un limón
Una pizca de sal

 
En un bol batimos los huevos con el azúcar hasta que la mezcla blanquee. A continuación, añadimos el aceite, el yogurt y la ralladura de limón, y mezclamos bien hasta que nos quede una crema homogénea.
Tamizamos la harina con la levadura y añadimos poco a poco a la mezcla anterior, mezclando con cuidado con movimientos envolventes, hasta integrar bien la harina.


Forramos un molde de unos 15 cm, necesitaremos un bizcocho alto, unos 8-10 cm. (Si queremos ahorrarnos este paso, es suficiente con engrasar bien el molde con mantequilla o aceite y harina). Vertemos la mezcla en el molde y metemos al horno, previamente precalentado, a 180º durante unos 45-50 minutos. Para comprobar que está hecho, introducimos un palillo, si éste sale limpio ya podemos sacarlo del horno. De lo contrario dejar unos minutos más.

Cuando lo saquemos del horno, dejar templar en el molde, desmoldar con cuidado pasado un rato y dejar enfriar completamente.


Para el almíbar:

200 ml de zumo de limón
200 g azúcar

Ponemos el zumo y el azúcar en un cazo a llevamos a ebullición. Dejaremos hervir durante unos minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que el almíbar tome un color dorado claro y caiga de una cuchara en forma de hilo. Retiramos del fuego y dejamos templar.
Utilizaremos la mitad para mojar los bizcochos y el resto para el merengue.

Cuando hayan enfriado el bizcocho y el almíbar nos disponemos a pintar el bizcocho, de esta manera quedará la tarta más jugosa. Primero colocamos el bizcocho en una superficie lisa y cortamos el bizcocho en capas. Unas tres capas serán suficientes. Para ello tenemos dos opciones: utilizar una lira, que hará que las capas queden perfectamente rectas y a la misma altura unas de otras, o utilizar un cuchillo y hacerlo a ojo. Yo utilicé una lira, son mucho más cómodas.

Cuando estén los pisos de la tarta cortados los rociamos por encima con el almíbar y dejamos reposar. Es el momento de hacer la crema.


Para la crema de queso y maracuyá:

50 g de mantequilla a temperatura ambiente
120 g de queso crema tipo philadelphia, bien frío (meter al congelador unos 15 min. antes de utilizarlo si es necesario)
150 g de icing sugar o azúcar glas
2 cucharadas de pulpa de maracuyá (o maracuyá en pasta al gusto).

 
Batimos la mantequilla con el azúcar glas durante unos 5 minutos hasta que esté bien cremosa. A continuación añadimos la pulpa de maracuyá y batimos lo justo para que se integre a la crema. Es el momento de añadir el queso crema. Batimos unos minutos más y listo.

Cuando esté la crema preparada procedemos al montado de la tarta. Para ello, colocamos una capa de bizcocho sobre un cartón para tartas de 15 cm, creo que se llaman Cake Drums, y ponemos un pegote de crema sobre el cartoncito antes de colocar el bizcocho encima, de esta manera evitamos que resbale el bizcocho. Añadimos una buena cantidad de crema sobre la primera capa de bizcocho y extendemos con ayuda de una espátula. Repetimos el proceso con todas las capas de bizcocho. Cuando lleguemos a la última cubriremos también los laterales de crema dejándolos lo más lisos posibles. Es el turno del merengue.

Para hacer el merengue necesitamos 2 claras de huevo, 50 g de azúcar y lo que nos sobró del almíbar de limón. Batimos las claras a punto de nieve y añadimos el azúcar, cuando estén las claras firmes añadimos poco a poco el almíbar aún caliente en forma de hilo. batimos 1 minuto más y listo.

Cubrimos la tarta con el merengue, formando picos con ayuda de una cuchara. Para decorar un poco más, una opción es colocar un poco de colorante amarillo (yo usé el color primrose, de sugarflair)  en el dorso de la cuchara y formar los picos de merengue con ella, de ésta manera quedarán espirales de color amarillo de varias tonalidades. Por último, esparcir cristales de azúcar de color rosa y perlas comestibles de color plata.

 
IMG_20130930_042344
 
Como veis, su elaboración es muy sencilla y está hiperjugosa.


IMG_20130925_025051


Espero que la hagáis en casa y que os guste tanto como a nosotros.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar!